jueves, 11 de agosto de 2011

Cardenal Eduardo Pironio


Eduardo Francisco Pironio nació en la localidad de Nueve de Julio, provincia de Buenos Aires, el 3 de diciembre de 1920, era el menor de los veintidós hijos de un matrimonio de inmigrantes italianos, Giuseppe Pironio y Enrica Rosa Buttazzoni.

Su vocación religiosa fue incentivada por su madre, y a los 18 años ingresó al seminario de La Plata, de donde egresó 5 años después. Fue ordenado sacerdote el 5 de diciembre de 1943 en la Basílica de Ntra. Sra. de Luján y su primer servicio pastoral fue dedicarse a la formación de futuros sacerdotes como profesor de Literatura y Latín, y luego de Filosofía y Teología en el Seminario de Mercedes, su diócesis.

En los años 50 aparecieron sus primeros escritos en la Revista de Teología del Seminario de La Plata y en la revista Notas de Pastoral Jocista, órgano de la JOC; Juventud Obrera de Acción Católica en la Argentina.

En 1953 realizó estudios teológicos en Europa. Fue rector del Seminario Metropolitano de la Arquidiócesis de Buenos Aires entre 1960 y 1963. En ese último año, fue nombrado decano de la Facultad de Teología de la Universidad Católica Argentina.

Sigue la guía pastoral del Padre Manuel Moledo, quien será determinante en el profundo amor a la Acción Católica.

En 1958 su Obispo lo designa Vicario general de su Diócesis de origen, y se desempeña como Profesor de Teología en la recientemente fundada Universidad Católica Argentina.

En 1960 el Card. Caggiano, Arzobispo de Buenos Aires, le solicita que asuma el cargo de Rector del Seminario Metropolitano de Villa Devoto, que acababan de dejar los Jesuitas.

En 1963 fue designado Visitador Apostólico de las universidades católicas argentinas y Decano del Instituto de Teología de la UCA. El Papa Juan XXIII lo designó para participar como perito en la segunda sesión del Concilio.

El 24 de marzo de 1964 fue elevado a obispo titular de Ceciri, desarrollando sus actividades como obispo auxiliar de La Plata donde se dedica al servicio pastoral de la arquidiócesis y se aboca a los laicos de Acción Católica, donde asume como Asesor General.

A fines de 1967 Pablo VI lo designó Administrador Apostólico de la Diócesis de Avellaneda y en la XI Reunión Anual lo eligió Secretario general del CELAM -Conferencia Episcopal Latinoamericana. Poco después el Papa lo designó Secretario General de la II Conferencia Latinoamericana encargada de traducir el Concilio Ecuménico Vaticano II al contexto de América Latina, que se celebraría al año siguiente en Medellín. En 1970 fue reelegido como Secretario General.

El 27 de abril de 1972 fue designado Obispo residencial de la diócesis de Mar del Plata y en noviembre de ese mismo año fue designado Presidente del CELAM.

Predicó los Ejercicios Espirituales a SS Pablo VI en Cuaresma de 1974 y en septiembre de 1975 Pablo VI lo nombró Pro Prefecto de la Sagrada Congregación para los Religiosos e Institutos Seculares, lo que lo obligó a trasladarse a Roma.

El 24 de mayo de 1976 fue elevado al cardenalato por el Papa Pablo VI, otorgándosele la diaconía de Ss. Cosma e Damiano y lo designa Prefecto de la Sagrada Congregación, cargo en el que es confirmado por Juan Pablo II..

En 1983, Juan Pablo II lo designó Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos desde donde fue el principal organizador de las Jornadas Mundiales de la Juventud y también de los Foros Mundiales el primero de los cuales se gestó en Buenos Aires. Fue el impulsor de la creación del Foro Internacional de Acción Católica: FIAC.

En 1987 optó por el orden de cardenales presbíteros, y su diaconía fue elevada a título pro illa vice.

Durante la última etapa del gobierno de María Estela Martínez de Perón y luego durante la dictadura militar iniciada en 1976 recibió amenazas de muerte. Antes del golpe de Estado de 1976, el gobierno constitucional le había ofrecido proveerle custodia personal, oferta que Pironio rechazó argumentando "No puedo aceptar eso. Primero porque confío en la protección de Dios. Segundo, porque considero inaceptable que un obispo desarrolle su labor rodeado de guardaespaldas. En tercer lugar porque pueden atentar y no sólo matarme a mí, sino matar a un custodio; y su vida vale tanto como la mía". Como consecuencia de dichas amenazas, el Vaticano decidió trasladarlo a Roma y le nombró arzobispo titular de Tiges.

En 1978, durante los dos cónclaves —uno tras la muerte de Pablo VI, otro al fallecer Juan Pablo I— fue considerado potencial candidato a Papa. Juan Pablo II lo designó presidente del Pontificio Consejo para los Laicos en 1984, cargo que ocupó hasta 1996; antes había sido prefecto de la Congregación de Institutos de Vida Consagrada. En 1995 había sido promovido a cardenal obispo de Sabina-Poggio Mirteto.

El Santo Padre aceptó su renuncia luego de haber cumplido los 75 años, después de lo cual siguió colaborando en ocho congregaciones de la Santa Sede y participó en las primeras sesiones del Sínodo de América.

Falleció el 5 de febrero de 1998, después de catorce años de lucha contra un cáncer óseo. Poco antes había escrito.” Vamos hacia la casa del Padre. La alegría de morir consiste en saber que volvemos a la casa del Padre, llevados por la mano de Jesús”.

Sus restos descansan en el Santuario de Santa María de Luján. El 23 de junio de 2006 se inició el proceso de beatificación.

Lis Anselmi

4 comentarios:

  1. Es hermoso ver aqui, al Card.Pironio, discipulo
    directo de Mons.Moledo,mensajero de la Paz y la
    Esperanza.! Tuve la suerte de conocer a ambos, hombres llenos de Dios, dedicando sus vidas a pre
    dicar a tiempo y a destiempo el Evangelio. Piro-
    nio ha sido tambien llamado el profeta de nues-
    tros tiempos. No termino de entender que una vida
    tan rica al servicio del Senior,este todavia en
    proceso de beatificacion...! Otro del que sede
    reclamar: "Santo Subito".! QUE ASI SEA........!
    ETELVINA

    ResponderEliminar
  2. Perdon, pero me suele ocurrir al releer mis Co-
    mentarios que suele haber algun error, debido
    a que el pensamiento va mas rapido que la pala-
    bra. En mi anterior Comentario fue mi deseo exoresar: "Otro del que se debe reclamar "Santo
    Subito".! Gracias por la comprension.

    ETELVINA

    ResponderEliminar
  3. Su sonrisa lo dice todo...!!! Un Santo Varón lleno del amor de Dios. Miguel Ezequiel Ozuna

    ResponderEliminar
  4. donde puedo encontrar poesías marianas escritas por el Cardenal Eduardo Pironio?

    ResponderEliminar